Conga Conflict

Reporting on the conflict between the mega mining project Conga and the people of Cajamarca, Peru

Las estudiantes suecas cuentan su historia de la detención arbitraria en Conga


JohannaHoy día me encontré con las dos chicas suecas, Maria Nordin y Johanna Moller, que han iluminado los titulares tanto de todo el Perú y en su país de origen. Según la prensa peruana, estaban en las lagunas para causar problemas – a lanzar piedras a la policía e incluso, como una fuente dijo, armadas con dinamita.

¿Has venido a causar problemas?

` No,  afirma Maria Nordin, 26 años de edad, estudiante de la Universidad de Uppsala, “Hemos venido aquí para escribir nuestra tesis, para lo cual recibimos fondos del gobierno sueco. Estamos interesadas ​​en cómo los jóvenes aquí en Celendín perciben el conflicto en relación con el proyecto minero, y cómo se sienten acerca de su futuro y el bienestar a la luz de este conflicto”.

¿Ustedes están hablando solo a los jóvenes que están en contra del proyecto minero?

` No, nos propusimos conseguir todos los lados de la historia. Hemos hablado con los jóvenes que están involucrados en la campaña en contra de Conga claro, sin embargo, también hablamos con los jóvenes que son neutrales, y también los que están a favor de la mina. Somos investigadoras entonces tenemos que permanecer imparciales`.

¿Por qué fuiste a las lagunas, el 13 de mayo?

`Decidimos visitar las lagunas porque sentíamos que lo necesitábamos hacer para tener una idea del lugar en disputa. Habíamos oído hablar mucho sobre Conga, el corazón del conflicto, por lo que para entender mejor sentimos que teníamos que verlo por nosotras mismas”.

¿Por qué decidió unirse a ese grupo en particular?

` Hemos oído que las delegaciones de las comunidades locales que se verían afectadas por el proyecto Conga iban a viajar a las lagunas para llevar a cabo una inspección. Nos informaron de que habían recibido permiso para hacer esto. Así asumimos que sería seguro para acompañar al grupo.

¿Y qué pasó cuando llegaron?

` Cuando llegamos allí nos reunimos con miembros de las comunidades de varias partes de la zona. También vimos la policía, aproximadamente 80 de ellos y todos fuertemente armados, y nos dimos cuenta de que no iban a dejarnos pasar. Así que el grupo esperó pacíficamente en el camino para organizarse y decidir qué hacer. Luego llegó la policía y nos rodearon, todos levantaron las manos mostrando que no queríamos problemas, pero aun así nos encerraron. Sentimos miedo, nunca habíamos estado en una situación así, nunca había visto este tipo de policías fuertemente armados. Así que nos mantuvimos juntos. Cuando la policía comenzó a correr hacia nosotros gritando, algunas personas comenzaron a correr. Pensamos que era mejor quedarnos donde estábamos ya que no estábamos haciendo nada malo. Sin embargo la policía nos rodeó y exigieron saber si había más extranjeros. Eran muy agresivos y empujaron sus armas muy cerca de nosotros. Ellos exigieron ver nuestra identificación, pero cuando traté de mostrarles, no la aceptaron. Nos querían llevar.

“Entonces nos llevaron al otro lado de la montaña a una construcción de la policía, que estaba rodeado por autobuses de la policía. Durante todo el tiempo estaban tomando fotos de nosotros constantemente y miraban como si fuéramos monos en una jaula. Luego nos llevaron adentro y se llevaron todas nuestras pertenencias. Nos sentamos allí durante cinco horas sin saber porque se nos tenía sujetos, y preocupado por los demás porque hemos escuchado muchas balas disparadas ahí afuera. Se nos ocurrió que la estrategia de la policía era sacar a los extranjeros para que pudieran venir de mano dura a los locales.”

¿Estaban detenidos solas o con otros?

‘Había otros seis detenidos con nosotros: Victor López Abarca de Chile, César Estrada – un periodista local, nuestra amiga de Molinopampa Jessica Cerdán, Elvira Vázquez, Edelfonso Cesnero Vásquez y Víctor Vásquez Miranda. Victor es un veterinario que no tenía nada que ver con el grupo que llevaba a cabo la inspección, él simplemente quería pasar por llevar a cabo su trabajo de cuidar de los animales, pero fue golpeado y detenido y él, como nosotros, no tenía ni idea por qué.

¿Cuándo vino la noticia de que serían trasladados a Cajamarca?

La primera noticia de que nos iban a llevar a Cajamarca vino a eso de las cinco y media en la tarde, y estábamos indignados ya que todavía no nos habían dicho lo que habíamos hecho. Todos habíamos venido de Celendín, donde todas nuestras posesiones estaban y donde los otros viven. También escuchamos que si nos llevaban a Cajamarca era probable que fuéramos llevados a Chiclayo – es a ocho horas de viaje de Cajamarca y es donde todos los casos con respecto al proyecto Conga ahora tienen que ser juzgados. Protestamos, pero nos dijeron que si no subíamos a la camioneta que nos llevaría a Cajamarca una mujer policía vendría y nos metería a la fuerza.

¿Cómo fue el viaje a Cajamarca?

Bueno, no fue muy cómodo, ya que estábamos aplastados con un oficial de policía constantemente mirándonos. En el viaje hacia abajo tuvimos otro shock al pasar por las enormes minas a cielo abierto de Yanacocha. Pensamos que esto es lo que espera a Celendín.

¿Cómo las trataron en Cajamarca?

En Cajamarca todo pasó muy lentamente. Un policía nos registró y pasó por nuestras bolsas como diez veces, observando todo, desde los números de serie de nuestro dinero a la cantidad de los pendientes que llevábamos. Estábamos cansados ​​y sedientos porque no teníamos nada de beber en todo el día. Por suerte nos trajeron pan y agua de un grupo de seguidores que se habían reunido afuera para exigir nuestra liberación.

¿Fueron apoyados por un número de abogados, entre ellos la Doctora Zulma Villa, Doctora Noelia Mendoza, y el Doctor Sehe Castañera, no? ¿Cómo fue que ayudaron a su situación?

Sí, cinco abogados nos encontraron en Cajamarca y estaban trabajando para nuestra liberación. Doctora Zulma era muy servicial y presentó un Habeas Corpus – un mecanismo jurídico destinado a prevenir detenciones arbitrarias.

Eventualmente su trabajo dio sus frutos y a las 11 en la noche nos dijeron que seríamos liberados. Sin embargo, estuvimos hasta las 2 de la madrugada y luego, caminamos libre.

¿Cómo te sientes después de su detención?

Nos gustaría aclarar que no somos violentas, no tiramos rocas, bombas ni dinamita. Nosotros no cometimos ningún delito. Éramos los observadores internacionales que estuvieron sujetos a detención arbitraria por más de 14 horas. Antes nos enteramos de que la policía atacó a la gente sin razón; lo creíamos, pero ahora lo entendemos.

¿Hay algo más que les gustaría añadir?

Estamos muy agradecidos a todas las personas que nos ayudaron durante esta prueba: los abogados, las personas que salieron a las calles de Cajamarca para exigir nuestra liberación, todos los que hicieron llamadas telefónicas para presionar a las autoridades, a la embajadora sueca, y para todos aquellos que se preocupaba por nosotros.

Esto no nos ha dado una mala impresión de Perú, hemos llegado a conocer a tanta gente increíble aquí. Perú sigue siendo un buen lugar para nosotros. Pero nos sentimos tristes por la gente que tiene que vivir con esta corrupción, con este abuso de autoridad. Es con el sistema que estamos enojados, no con el pueblo ni el país.

Advertisements

One comment on “Las estudiantes suecas cuentan su historia de la detención arbitraria en Conga

  1. freeuniverseity
    May 23, 2014

    Reblogged this on Free UniversE-ity.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on May 22, 2014 by in Article and tagged , , , , , , , , , , , .
%d bloggers like this: